Una manzana alcanzó a Patty en la cabeza, las gafas se le cayeron al suelo y se rompió un cristal. Entonces la profe tuvo que interrumpir la función, porque, sin sus gafas, Patty no ve dos palmos más allá de sus narices. Cuando terminó la función, regresé a casa con mi familia. Mamá había traído un ramo de flores, supongo que para entregármelo al final de la obra. Pero acabó tirándolo a una papelera cuando se dirigía a la salida.
A pesar de todo, espero que todos los asistentes a la función se lo pasaran tan bien como yo.