Mamá subió esta noche a mi habitación, con una octavilla en la mano. En cuanto la vi, supe EXACTAMENTE de qué se trataba.
Era un anuncio de las pruebas para la representación de invierno del instituto. ¡Rayos! Tenía que haber tirado ese papel a la basura cuando lo vi encima de la mesa de la cocina.
Le SUPLIQUÉ a mamá que no me hiciera apuntar a las pruebas. Estas representaciones son siempre obras
musicales, y lo último que necesitaba era tener que cantar en solitario delante de todo el mundo.

La obra que se va a representar este año es «El mago de Oz». Muchos chicos llegaban disfrazados de
los papeles que querían representar.
Yo no había visto la película, así que era como estar en un baile de frikies.