You are currently browsing the category archive for the ‘cosas’ category.

Este es mi ultimo post. Quiero agradecer a mis tíos de Molino que han decidido viajar a EEUU conmigo.

Jeff Kinney, mi papá, ha reunido todos los papeles que he escrito a lo largo del año para publicarles. ¡Qué bien! Y como le gusta Internet, ha creado un blog. No sabía exactamente cómo funcionaba pero me lo ha enseñado y es muy guay, puedo contar todas mis historias cuando quiero.

Parece que el libro ha ganado algo o ha sido vendido….. bueno, son cosas de adultos. Me voy con los pringados a jugar al baloncesto.

Ahora me toca a viajar, luego volveré con nuevas aventuras.

Greg

Cuando llegué, Fregley estaba en la parte delantera agujerenado una cometa con un palo. Eso me hizo pensar que quizá no había sido una buena idea presentarme allí.

El caso es que Fregley ya me había visto, así que no había posibilidad de volverse atrás.

Me invité a mí mismo a dormir en su casa. Su madre estaba encantada de ver que Fregley tenía «pareja de juegos», definición que a mí no me entusiasmó demasiado.

Fregley y yo subimos a su habitación y quería que jugásemos al Twister, pero yo procuraba mantenerme a distancia todo el tiempo.

Pensé que lo mejor era renunciar a esta idea estúpida y volverme a casa. Pero cada vez que miraba por la ventana, ahí estaban Collin y Rowley, en el jardín de la casa de enfrente.

No quería marcharme, al menos hasta que esos dos entraran en casa. Pero la situación con Fregley se empezó a descontrolar demasiado rápido. Mientras miraba
por la ventana, Fregley había abierto mi bolsa y se había comido mi paquete de gominolas de emergencia.

Resulta que Fregley es uno de esos chicos que no pueden tomar nada que tenga azúcar. Dos minutos más tarde, estaba dando botes como si estuviera poseído.

Empezó a actuar como un psicópata, persiguiéndome por todo el dormitorio. Supuse que quizá esto le haría bajar el nivel de azúcar, pero qué va. Así que me encerré en su cuarto de baño,hasta que se le pasara.

A eso de las 23:30, todo parecía estar tranquilo. Entonces Fregley deslizó una hoja de papel por debajo de la puerta.

Recogí la hoja y leí el siguiente mensaje:

Es lo último que recuerdo, antes de quedarme frito del todo allí mismo.

Cuando desperté, habían pasado algunas horas. Quité el pestillo de la puerta, me asomé y escuché los ronquidos de Fregley, procedentes de su dormitorio.
Aproveché para salir corriendo de allí.

A mis padres no les hizo ninguna gracia que los sacara de la cama a las dos de la madrugada. Pero a esas alturas, ya me traía todo sin cuidado.

Hoy juega mi ídolo Cristiano Ronaldo. Tengo una sensación muy rara porque por un lado me encanta como juega, pero no puedo dejar de pensar que por su culpa el Barça quedó eliminado de la liga de campeones.

Igual como son dos equipos ingleses voy a estar del lado de los rojos. Ahh me olvidaba, también juega Tevez, que me parece otro grande.

Aquí un video con los 10 mejores goles de Cristiano.

O debería decir: “¿Blog o Bitácora?”
Mi profesora, que ha visto mi blog, me dijo que no debería llamarlo Blog sino Bitácora, porque los señores estudiosos de la Real Academia de la Lengua Española (o algo así) habían estudiado mucho la palabra y habían llegado a la conclusión de aprobar este uso, que es más acorde con nuestro idioma. Yo la verdad no me preocupo mucho por esas cosas, pues si escribo sin muchas faltas de ortografía y todos me entienden y se divierten, no tengo problemas.
Pero la verdad no sé.
Por ahora, seguiré escribiendo en mi blog.

Estuve de viaje con mi familia por Figueres todo el finde y hasta ahora veo el blog. He visto que hay muchos comentarios nuevos, entonces me pongo en la tarea de responderlos. Pongo unas fotos del paseo del finde a Figueres, unas que tomó mi padre y otras mías.
A ver qué tal les parecen.

Hoy teníamos educación física y lo primero que he hecho ha sido ir a la cancha de baloncesto, para comprobar si la loncha de queso seguía allí. Y en efecto, allí seguía.
Esa loncha de queso lleva sobre la pista desde la primavera pasada. Debió de caerse del sándwich de alguien, supongo. El caso es que apenas dos días después empezó a ponerse mohoso y repugnante.Desde entonces, nadie ha querido jugar al baloncesto
en la cancha del queso, y eso que es la única que tiene redes en los aros.
Un día, Darren Walsh tocó el queso con el dedo y entonces fue cuando empezó lo que llamamos la Maldición del Queso. Es como cuando juegas a tula (tú-la-llevas). Si tienes la Maldición del Queso, la has pringado hasta que consigas pasársela a otro. Todo el mundo huye de ti.

Ayer mamá trajo a casa una perra pastor alemán. Rodrick decidió ponerle Dana, creo que por una chica del instituto que le gusta. Total, que no he podido decidir en esto del nombre, pero Dana no me parece tan mal. Estas son unas fotos de Dana que tomé con la cámara de papá.

Mañana empieza el Salón del Cómic de Barcelona. Desde este jueves 17 hasta el domingo en el Palacio número 8 de Fira de Barcelona, al lado Plaza de España.

El salón está abierto de 10 de la mañana a 8 de la noche excepto el sábado, que cierra a las 9. En esta ocasión, en la feria va a haber una muestra sobre la censura de la prensa satírica de los últimos 100 años. Dicen que hay una muestra muy buena de trabajos ORIGINALES de Milo Manara y Vittorio Giordano.

Tengo que ir, porque en algunos stands puedes encontrar algunos cómics clásicos, verdaderas piezas de colección.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.